logo rio 2016

logo rio 2016

En este artículo pretendo daros mi opinión sobre las cosas más importantes que debemos tener en cuenta a la hora de crear (o seleccionar) un logo para nuestra empresa, pyme o iniciativa comercial. En esta tarea me he propuesto tratar de indicar argumentos objetivos ya que evidentemente elegir un logo es algo donde intervienen también mucho nuestros gustos personales así como los de las personas que nos rodean. Sin embargo, dentro de esta parte subjetiva de la elección, hay factores, importantes muchas veces, que dejamos un poco abandonados. Y aquí trato de presentároslos:

ejemplo logos

ejemplo logos

Nuestro logo debe representarnos. Es decir, el logo tiene un objetivo y una función, que es transmitir un mensaje: un mensaje de identificación, de reconocimiento y confianza. Es decir, el público al que va dirigido debe ser capaz de reconocer nuestra empresa, o nuestra iniciativa, o nuestra marca, simplemente dando un vistazo de dos segundos al logotipo. Aún diría más, no se trata sólo de una cuestión de identidad, sino que es preciso que transmita una idea, que comunique algo, posiblemente algún elemento diferenciador de nuestra pyme o tal vez un rasgo que transmita confianza y seguridad en nuestra marca. Y por último, estas características no estarían completas si no fuera posible que una persona lo recordara (y que recordara por lo tanto a la empresa o marca que identifica) fácilmente.

Atendiendo a estas funciones es fácil concluir algunas características que deben tener los logos que elijamos. En primer lugar, para ser fácilmente identificable, el logo debe incluir elementos que de alguna manera nos definan. Estos pueden ser elementos que directamente remitan a nuestra identidad (por ejemplo el propio nombre de la marca) o algo que permita al usuario realizar una asociación de ideas. En segundo lugar, la necesidad de que el mensaje transmita un mensaje conlleva que deben existir elementos, que de manera consciente o, más normalmente, de manera inconsciente, que permitan que ese mensaje surja en nuestras mentes. Por último, la necesidad de que el público objetivo recuerde nuestro elemento identificativo implica la obligatoriedad de que el logo sea simple. Estas características: transmitir identidad, hacer pasar un mensaje y perdurar en el tiempo, son por lo tanto, desde mi punto de vista los elementos fundamentales de cualquier logo. Veamos algunos ejemplos.

logo ibm

logo ibm

El logo de IBM, uno de los más reconocidos en el mundo entero, claramente identifica a la empresa mediante su nombre, es fácil de recordar por su sencillez y transmite una idea de tecnología y fiabilidad de manera subjetiva a través de las barras sistemáticamente repartidas en toda la altura de las letras.

logo desigual

logo desigual

Otro ejemplo podría ser el logo de la marca Desigual, que igualmente identifica mediante el nombre de la firma, y que transmite la personalización, creatividad y diferenciación de sus prendas mediante el uso de letras “desiguales”.

logo peugeot

logo peugeot

En el caso de Peuge0t, la identificación viene claramente dada por el uso de una mascota propia, ampliamente reconocida. El mensaje que transmite es que la marca tiene “la potencia de un león” e igualmente es un dibujo lo suficientemente simple como para recordarlo fácilmente.

En fin, no sigo, porque pienso que si nos fijamos en los logos más conocidos resulta muy evidente que todos hacen gala de estas tres características mencionadas. Sin embargo, aprovecho para insistir en lo importante que resulta elegir un logo simple, ya que en muchas ocasiones he visto que las pymes tienen tendencia a elegir dibujos muy complejos en la idea de que buscar algo muy trabajado que “dé la sensación” de haber contratado a un profesional. Evidentemente, en esos casos, se evidencia precisamente todo lo contrario… con lo que ello conlleva. A la hora de elegir un logo, siempre hay que recordar que menos es más.

A la hora de elegir un logo, siempre hay que recordar que menos es más.

logo wwf

logo wwf

Un logo debe dar bien en blanco y negro. Cuando vemos esos logos tan coloridos y tan bonitos que tienen muchas empresas y queremos elegir uno para la nuestra…  lo último que pensamos es en cómo quedará cuando lo imprimamos en blanco y negro. ¡Y sin embargo, es fundamental! ¿Por qué? Pues porque son innumerables las ocasiones en que lo vamos a utilizar de esa manera. Os pongo algunos ejemplos que os pueden hacer reflexionar (seguro que a vosotros se os ocurren muchos muchos más): cuando vas a imprimir tu logo en bolsas, cajas, etiquetas, pegatinas de embalaje, contratos, cartas, … y no quieres o no te resulta rentable asumir el coste de hacerlo en color. Cuando no existe la posibilidad: por ejemplo, los sellos de caucho (sí, esos que pones la dirección y el NIF) o cuando envías un fax que lo contenga, o cuando haces una fotocopia, o tal vez quieras realizar un grabado en una chapa de metal, o remarcarlo sobre cuero,…  en fin, como ya digo, aunque no se piensa mucho en este punto, me parece fundamental. 

logos en blanco y negro

logos en blanco y negro

Un buen logo debe poderse agrandar técnicamente. Es decir, si utilizas un software de retoque de imágenes tipo Photoshop y pretendes generar un logo…   olvídate de imprimirlo en grande. Y cuando digo grande tampoco me refiero a un metro de largo o ancho, sino algo mucho más pequeño. Para que lo entiendas: cuando utilizamos ese tipo de software y guardamos el dibujo en formato jpg o gif, por poner un ejemplo, lo que se guarda es el conjunto de píxeles que forma la imagen. Tantos como deseemos y le indiquemos al programa, pero un conjunto limitado al fin y al cabo. Si queremos agrandar ese logo, la única forma de hacerlo es agrandando los píxeles, dando lugar a un fenómeno denominada precisamente pixelación. En cambio si le encargamos el trabajo a un profesional, elegirá más bien un programa de dibujo (por ejemplo Adobe Illustrator, o Inkscape) y un formato denominado genéricamente “vectorial” (por ejemplo SVG). La diferencia entre este segundo tipo de formatos es que en lugar de guardar un conjuntos de puntos y los colores que tienen cada uno, lo que guarda son fórmulas. Sí, fórmulas matemáticas, que permiten a los programas que los manejan calcular dinámicamente, para cualquier tipo de tamaño (aunque hablemos de cubrir una fachada con una lona que tenga tu logo) cómo deben ir colocados los píxeles.

ejemplo exagerado de logo pixelado

ejemplo exagerado de logo pixelado

En este punto, muchos se estarán preguntando: ¿realmente es necesario cumplir con este punto del formato vectorial si simplemente quiero imprimir mi logo a un tamaño razonablemente pequeño en una revista? Sí, para los que no lo sepan, la impresión física requiere de un tamaño de imagen importante (hablamos de tamaño a nivel de resolución, es decir de número de píxeles, no del tamaño físico en el que se va a generar el logo en el papel) y por lo tanto  es absolutamente fundamental el formato vectorial para cualquier operación que implique imprimir. La diferencia, si no es excesivamente acusada, tal vez no la veas en tu impresora casera, pero si lo envías

En conclusión, si quieres un buen logo: elije uno

que te identifique y represente,

que transmita un mensaje de confianza, seriedad u otro que te interese,

que sea simple y fácil de recordar,

que puedas fácilmente imprimir en blanco y negro

y elige una realización que emplee un formato vectorial que te permita agrandarlo e imprimirlo con calidad

 

Comments are closed.

Set your Twitter account name in your settings to use the TwitterBar Section.